Top

Water heals. Water offers us the purest of the medicines and its power is subtle and deep. 

 

This is an intimate and simple proposal: for 21 days we honor the water of life as a purifying and healing force of body, mind and spirit. This personal practice brings awareness that we are a network united by the same intention. 

 

A friend who is also a medicine man shared this water ceremony with me. Upon waking in the morning, the first thing I do is to prepare myself a glass of water. I go outside — preferably with bare feet on the ground — and holding that glass of water I pray to her. I ask for what I want that day. Sometimes it’s specific and other times broader or even vague. Sometimes I pray for people in need, sometimes for nature.  

 

When I’m done, I drink that water, thus drinking my prayers. 

See this article in the international digital magazine, click here

Enjoy the audiovisual story – click here

So I’m proposing this for us to do collectively during the following 21 days. 

Before drinking our water in the morning, take time to open an intimate space with water.    

  1. Prepare our glass with water.   
  2. Connect with the spirit of water.  
  3. Hold our glass with both hands near our heart.
  4. Make sure we set up the intention of purification and pray to the water.
  5. Sing to the water, if it resonates with us. 
  6. With all our heart we ask water to remove all toxic information from our cells. 

We drink our water slowly, each sip consciously. We do so to:

  • Connect with the healing power of water.  
  • Listen to messages.  
  • Heal our wounds. 
  • Open the channel through which our emotions flow to eliminate what is not, and welcome what is.  
  • Honor our water.
  • Take care of our body.  
  • Nurture our soul.  
  • Take care of our roots.  
  • Connect with the source of life in us.  
  • Take the strength of our ancestors.  
  • Feel the eternal bond that unites us and remains.  
  • Remember our essence.  
  • Take care of our sovereignty.

Know that we are doing this collectively, raising the awareness towards this life-giving element in which all life has begun.  

To close the ceremony we say thank you.  

I will share a few prayers you can also use.

  • ¨For the purification of the waters of our planet, and the purification on the waters of our bodies, thank you, thank you, thank you¨  

 

  • “Water of reconciliation, you who unite everything, you, who both inside and outside sustain us in life, we honor you.”

 

  • “Thank you water, for being the unifying thread of our life, memory of our lineage. You are our blood, the voice of those who gave us life, the voice of those who left. You, who are the continuity of existence in the heart of love, we honor you.”

 

  • “Water of life, may your memory help us remember how to love each other, how to unite. May your healing power heal our wounds, our fear, our pain. May your wisdom inspire us and help us reconcile with the pain of loss, with what has gone, with what is leaving.”
  • “Water, guardian of our mourning, help us to regenerate our emotions, in order to embrace the life that sprouts and is reborn from death.”
  • “Water of mourning, water of our sacred tears, water of the sea that inhabits us, we present ourselves in ceremony before you to honor the cycle of life-death-life, to honor the power of  transformation, to honor our lineage, our dead, and thus honor ourselves and honor the life that we protect.” 

 

What kind of water?

 

In case you don’t have access to spring water or living water from the mountains you can use filtered water or energised water.  

If all you have is urban tap water, then I suggest you energize it with sound bowls, your own  voice and/or beautiful music. 

You can also prepare solar blue water, which consists of water in a blue glass bottle left in the sun for 15 minutes. 

Diamond water is also a possibility, in this case we can mix spring water or prayed water with tap water at home. In this way, we “awaken” our home water source by putting both in contact with each other when mixed. 

Limpia de agua durante 21 días

El agua cura. El agua nos ofrece la más pura de las medicinas y su poder es sutil y  profundo. Esta es una propuesta íntima y sencilla.  Durante 21 días honramos el agua de la vida en la intimidad de nuestro cuerpo y nuestra  práctica personal, con la conciencia de que somos una red unida por una misma  intención.  

Esta ceremonia del agua me la compartió un amigo que también es Hombre Medicina:  

Cuando me despierto por la mañana, lo primero que hago es prepararme un vaso de  agua, salgo al patio, descalza con los pies en la tierra y sosteniendo ese vaso de agua le  rezo, le pregunto qué quiero para ese día, a veces más específico, otras veces más  amplio o incluso vago, a veces oro por las personas necesitadas, a veces por la  naturaleza.  

Cuando termino, bebo esa agua, bebiendo así mis oraciones.

Esto es para que lo hagamos colectivamente durante los siguientes 21 días. Antes de beber el agua por la mañana:

  • Tómate el tiempo para abrir un espacio íntimo con el agua.  
  • Prepara tu vaso con agua.  
  • Conéctate con el espíritu del agua.  
  • Sostén tu vaso con ambas manos cerca de tu corazón.
  • Asegúrate de configurar la intención de purificación y reza al agua.
  • Canta al agua, si resuena contigo.  
  • Con todo nuestro corazón le pedimos al AGUA que elimine toda la información tóxica de nuestras células.  

 

Bebemos agua lentamente, cada sorbo conscientemente. Bebe tu taza de agua conscientemente: 

  • Para conectarte con el poder curativo del agua.  
  • Para escuchar mensajes.  
  • Para curar nuestras heridas.  
  • Para abrir el canal por el que fluyen nuestras emociones.  
  • Para eliminar lo que no es y bienvenido lo que es.  
  • Para honrar nuestras aguas.
  • Para cuidar nuestro cuerpo.. 
  • Para nutrir nuestra alma.  
  • Para cuidar nuestras raíces.  
  • Conectarte con la fuente de vida en nosotros.  
  • Para tomar la fuerza de nuestros antepasados.  
  • Para sentir el lazo eterno que nos une y permanece.  
  • Para recordar nuestra esencia.  
  • Para cuidar nuestra soberanía.  

Sepa que estamos haciendo esto colectivamente, aumentando la conciencia hacia  este elemento dador de vida en el que comenzó toda la vida.  

 

Para cerrar la ceremonia damos las gracias.  

Compartiré algunas de las oraciones que también puedes usar:  

  • ¨Por la purificación de las aguas de nuestro planeta, y la  purificación de las aguas de nuestros cuerpos, gracias, gracias,  gracias.¨ 
  • “Agua de reconciliación, tu que unes todo, tu que por dentro y por fuera nos sostienes en la vida, nosotros te honramos.”  
  • “Gracias agua por ser el hilo unificador de nuestra vida, memoria de  nuestro linaje. eres nuestra sangre, la voz de los que nos dieron la  vida, la voz de los que se fueron.”
  • “Tu que es la continuidad de la existencia en el corazón del amor, te  honramos.”  
  • “Agua de vida, que tu memoria nos ayude a recordar cómo amarse,  cómo unir. que tu poder curativo sane nuestras heridas, nuestro  miedo, nuestro dolor. que tu sabiduría nos inspire y nos ayude a reconciliar con el dolor de la pérdida, con lo que se fue; con lo que  se va.”   
  • “El agua, guardián de nuestro luto, nos ayuda a regenerar nuestras  emociones, para abrazar la vida que brota renacida de la muerte.”  
  • “Agua de luto, agua de nuestras lágrimas sagradas, agua del mar que  nos habita, nos presentamos en ceremonia ante ti para honrar el  ciclo de vida-muerte-vida, honrar el poder de la transformación,  honrar nuestro linaje, nuestros muertos, y así nos honramos y  honramos la vida que protegemos.”  

En caso de que no tengas acceso a agua de manantial o agua viva de las montañas, puede usar agua filtrada o agua energizada. 

Si todo lo que tienes es tu agua urbana entonces puedo sugerirte que lo energices con  cuencos de sonido, tu propia voz y / o con música hermosa.  

También puedes preparar agua azul solar, que consiste en llenar una botella de vidrio azul  con agua y dejar al sol durante 15 min.  

El agua de diamante también es una posibilidad, en este caso podemos mezclar agua de  manantial o agua rezada con la que tenemos en casa. De esta forma podemos despertar  el agua de la casa poniendo ambos en contacto cuando los mezclemos.

post a comment

2 + 4 =