Top

Spanish Text below by CPI!

To swim 16,000 miles is an impressive feat by any standard, but to do this on an empty stomach and while pregnant is truly remarkable.

Granted, the humpback whale has a significant size advantage over humans and most animal species. Nonetheless, for these magnificent creatures to make the round trip every year from Antarctica to the warm waters of Panama and Costa Rica is nothing short of phenomenal.

During the months from June to October, and sometimes earlier or later, the humpback whales can be seen and heard around the Pacific coasts of Central America. They come for the warm waters and shallow depths, to give birth or to find a mate, or both. There is no food for them here, only safe bays and sheltered reefs.

This is where newborn humpbacks can be released into the shallows and nurse on their mother’s 30% pure-fat milk in relative safety, without fear of attack from predators such as orca whales.

 

Courtship song

Beneath the ocean’s surface at this time of year, divers and snorkelers can hear the humpback’s unmistakable song. It is believed that only the males sing as they search and compete to find a mate. They remain solitary most of the time, cruising the coastlines singing their individual ballads. Scientists have determined that some of the lowest-frequency whale sounds, inaudible to humans, can transmit thousands of miles through the ocean without losing their energy. To the human ear, coming from an invisible source miles away, the reverberating sound can seem unfathomably close. Sometimes it is soft, long and high-pitched, and otherwise perhaps a thud, a beat, a masculine growl of the water world sending out decibels for the girls to hear.

When a pair of whales is seen swimming beside a youngster, it is wrong to assume this is a little family of mom, dad and their offspring. That is rarely the case, for the male humpback does not stick by his partner’s side after mating, but rather takes off again to the open sea and solidarity.

More often than not, what you are seeing is two females caring for a young whale. In the humpback world, the women work together. When one is not pregnant or raising a calf of her own, she teams up with another to lessen the work of guarding that precious child as it learns to duck, dive and breach: to raise its tail, fluke and unmistakable white markings high in the sky to ease a great descent.

Humpback whales are known for breaching as much as they dive. Tossing themselves skyward and onto their backs, their long pectoral fins spread out, is about making the biggest splash possible, sending echoes bouncing off the sea floor with each thunderous leap.

What we don’t know for sure is exactly why they do this. To remove parasites from their skin? To communicate to other whales? To warn off other predators? Or could it be that humpback’s breach simply because they can? Perhaps like humans, with individual personalities, they seek forms of self-expression or sometimes just want to have fun.

 

Polar migration

What we know for certain about these massive mammals, extending 12 meters in length, is where they go when they are not on their summer holidays in the warm waters of the Americas. 

They go south — as far south as you can go to the cold extreme of Antarctica, or the last ocean as it is sometimes known.

But in fact, this annual humpback trek coincides with Antarctic summer, when the ice breaks up. With that comes the opportunity for the whales to feed, gorging themselves on as much krill as they can to replace the body fat lost on their 16,000-kilometer round trip to the Pacific.

Antarctica is also where the humpbacks meet their cousins, the blue, fin, sei, minke and Bryde’s whales, while avoiding the orcas as best as they can. There among the penguins and leopard seals, the albatrosses and snow petrels, they eat and rest under the sun. Surrounded by melting ice and creaking icebergs, they keep resting and eating until it is time to leave again. Thus will  begin the humpbacks’ long swim north again with no more food in their bellies, only the fat reserves they have built up to fuel themselves.

Human threats

Away from the relative safety of Antarctica, where the only real threat came from Japanese whaling fleets, the humpbacks head north through the obstacle course of human barricades: fishing boats with their mile-long nets, container ships with their house-sized propellers and the ever-present hazards of plastic pollution and abandoned lines and nets.

Behind them the ice begins to close up again for another Antarctic winter and no whale wants to be there for that. So north they must go, to warm waters until next year. Some of the humpback mothers are pregnant; those that are not swim beside those that are to lend a hand. 

Back in the Pacific waters around Central America we find the whales again at one tired end of their long swim. We see them jumping, splashing and blasting out five-meter high bursts of oily breaths that linger in the air just long enough for the trained eye to spot and enjoy them.

populations. But they are not out of the woods yet. We must keep working together to keep the last ocean safe for the whales, and all of our oceans alive. That is for the sake of all life on land and out in the blue.

Recovery from near extinction

Having once lit lamps all over the world as fuel for the industrial revolution, it was this oil that drove almost all whales to the point of extinction. Some species, including the humpback, are slowly recovering but are still a long way from replenishing their previous population numbers. 

Other endangered whale species are not faring as well, with numbers continuing to decline. That includes the blue whale — the largest mammal on the planet at up to 25 meters long — and the right whale (black whale), so-named for the abundance of oil making it the “right” harpoon target.

Despite a global moratorium on whaling since 1980, some countries are non-compliant. And besides the other human threats related to fishing lines and nets, container ship transportation and plastic pollution, whales are at risk of food supply depletion as we plunder further and deeper into our ocean ecosystems.

As we run out of fish and head closer to the year 2048, when the United Nations admits our oceans will be empty, we edge bit by bit south. Gradually more ships are creeping into the last ocean … the ocean we vowed would stay off limits to all: no fishing, no ownership, no borders or flag planting.

This is supposed to be the whales’ safe place for nourishment and rest to continue their migration and life cycle. But humans are taking their krill to create new pills or supplements for needs that are just as easily supplied from plant sources. This is to disregard the needs of the pregnant mother whales that we love to see.

There is hope for the whales if our human world is proactive and unified in protecting these marvellous mammals. Barring a few selfish countries, the common commitment and cooperation among conservation-minded leaders to reverse the damage done has already shown promise in restoring some whale populations. But they are not out of the woods yet. We must keep working together to keep the last ocean safe for the whales, and all of our oceans alive. That is for the sake of all life on land and out in the blue.

SPANISH

 Esperanza para las ballenas jorobadas y otras ballenas en peligro de extinción

En el mundo de las ballenas jorobadas, las mujeres trabajan juntas.

Nadar 25,750 kilometros es una hazaña impresionante en cualquier estándar, pero hacerlo con el estómago vacío y estando embarazada es realmente destacable.

Es cierto que la ballena jorobada tiene una ventaja de tamaño significativa sobre los humanos y la mayoría de las especies animales. Sin embargo, para estas magníficas criaturas hacer el viaje de ida y vuelta cada año desde la Antártida a las cálidas aguas de Panamá y Costa Rica no es nada menos que fenomenal.

Durante los meses de junio a octubre, y a veces antes o después, las ballenas jorobadas pueden ser vistas y escuchadas alrededor de las costas del Pacífico de América Central. Vienen por las aguas cálidas y las profundidades poco hondas, para dar a luz, para encontrar pareja, o ambas cosas. Aquí no hay alimento para ellas, sólo bahías seguras y arrecifes protegidos.

Aquí es donde las ballenas jorobadas recién nacidas pueden ser atraídas al mundo en las aguas poco profundas y se alimentan de la leche de su madre, con un 30% de grasa pura, en relativa seguridad, sin temor a ser atacadas por depredadores como las orcas.

Canción de cortejo

Bajo la superficie del océano en esta época del año, los buzos y los buceadores pueden escuchar el inconfundible canto de la ballena jorobada. Se cree que sólo los machos cantan mientras buscan y compiten para encontrar pareja, estos permanecen solitarios la mayor parte del tiempo, recorriendo las costas cantando sus baladas individuales. Los científicos han determinado que algunos de los sonidos de ballena de más baja frecuencia, imperceptibles para los humanos, pueden transmitirse a miles de kilómetros a través del océano sin perder su energía. Para el oído humano, viniendo de una fuente invisible a kilómetros de distancia, el sonido reverberante puede parecer incomprensiblemente cercano. A veces es suave, largo y agudo, y en otras ocasiones quizás un ruido sordo, un latido, un gruñido masculino del mundo acuático que envía decibelios para que las chicas lo escuchen.

Cuando se ve una pareja de ballenas nadando al lado de un joven, es erróneo asumir que se trata de una pequeña familia de mamá, papá y su retoño. Ese es raramente el caso, ya que el macho no se queda al lado de su pareja después del apareamiento, sino que despega de nuevo hacia al mar abierto y a la solidaridad.

A menudo, lo que se ve son dos hembras cuidando a una joven ballena. En el mundo de las jorobadas, las mujeres trabajan juntas. Cuando una no está embarazada o criando una cría propia, se une a otra para disminuir el trabajo de cuidar a esa preciosa cría mientras aprende a agacharse, bucear y abrirse paso: para levantar su cola, su aleta caudal y sus inconfundibles saltos que se ven como marcas blancas en lo alto del cielo para facilitar un gran descenso.

Las ballenas jorobadas son conocidas por abrirse paso como por bucear. Lanzándose hacia el cielo y sobre sus lomos, con sus largas aletas pectorales desplegadas, se trata de hacer el mayor chapoteo posible, enviando ecos que rebotan en el fondo del mar con cada salto estruendoso.

Lo que no sabemos con seguridad es exactamente por qué hacen esto. ¿Para eliminar los parásitos de su piel? ¿Para comunicarse con otras ballenas? ¿Para advertir a otros depredadores? ¿O podría ser que las ballenas jorobadas se abran paso simplemente porque pueden? Tal vez como los humanos, con personalidades individuales, buscan formas de autoexpresión o a veces sólo quieren divertirse.

Migración Polar

Lo que sabemos con certeza sobre estos masivos mamíferos es que extienden 12 metros de longitud, es a dónde van cuando no están en sus vacaciones de verano en las cálidas aguas de las Américas.

Van al sur, tan al sur como se puede ir al frío extremo de la Antártida, o al último océano hasta donde se conoce.

Pero, de hecho, este viaje anual de las ballenas jorobadas coincide con el verano antártico, cuando el hielo se rompe. Con eso llega la oportunidad de que las ballenas se alimenten, alimentándose de tanto krill como puedan para reemplazar la grasa corporal perdida en su viaje de ida y vuelta de 16.000 kilómetros por el Océano Pacífico.

La Antártida también es donde las ballenas jorobadas se encuentran con sus primas, las ballenas azules, rorcual común (ballena de aleta), rorcual sei, rorcual minke, y rorcual de Bryde mientras evitan a las orcas lo mejor que pueden. Allí, entre los pingüinos y las focas leopardo, los albatros y los petreles de nieve, comen y descansan bajo el sol. Rodeados de hielo derretido y crujientes icebergs, siguen descansando y comiendo hasta que es hora de irse de nuevo. Así comenzará el largo nado de las ballenas jorobadas hacia el norte de nuevo sin más comida en sus estómagos, sólo las reservas de grasa que han acumulado para alimentarse.

Amenazas humanas

Lejos de la relativa seguridad de la Antártida, donde la única amenaza real provenía de las flotas balleneras japonesas, las ballenas jorobadas se dirigen al norte a través de la carrera de obstáculos de las barricadas humanas: barcos de pesca con sus redes de metro y medio de longitud, buques contenedores con sus hélices del tamaño de una casa y los peligros siempre presentes de la contaminación por plásticos y líneas y redes pesqueras abandonadas.

Detrás de ellas el hielo comienza a cerrarse de nuevo para otro invierno antártico y ninguna ballena quiere estar allí para eso. Así que deben ir al norte, a aguas cálidas hasta el próximo año. Algunas de las madres jorobadas están embarazadas; las que no lo están nadan al lado de las que van para echar una mano.

De vuelta en las aguas del Pacífico alrededor de América Central encontramos a las ballenas de nuevo en un cansado punto de su larga travesía. Las vemos saltando, salpicando y lanzando ráfagas de cinco metros de alto de aliento aceitoso que permanecen en el aire el tiempo suficiente para que el ojo entrenado las vea y las disfrute.

Recuperación de una casi extensión

Después de haber encendido lámparas por todo el mundo como combustible durante la revolución industrial, fue este aceite el que llevó a casi todas las ballenas al punto de extinción. Algunas especies, incluyendo las ballenas jorobadas, se están recuperando lentamente, pero todavía están muy lejos de reponer sus poblaciones anteriores.

Otras especies de ballenas en peligro de extinción no se están recuperando tan bien, y sus números siguen disminuyendo. Esto incluye a la ballena azul – el mamífero más grande del planeta con hasta 25 metros de largo – y la ballena franca (ballena negra), llamada así por la abundancia de petróleo que la convierte en el blanco “correcto” para el arpón.

A pesar de la moratoria mundial sobre la caza de ballenas desde 1980, algunos países no la cumplen. Además, existen otras amenazas humanas relacionadas con las líneas y redes de pesca, el transporte en contenedores y la contaminación por plásticos, las ballenas corren el riesgo de que se agote el suministro de alimentos a medida que saqueamos más y más profundo en nuestros ecosistemas oceánicos.

A medida que nos quedamos sin peces y nos acercamos al año 2048, cuando las Naciones Unidas admiten que nuestros océanos estarán vacíos, nos dirigimos poco a poco hacia el sur. Gradualmente más barcos se están arrastrando hasta el último océano… el océano que prometimos permanecería fuera de los límites para todos: sin pesca, sin propiedad, sin fronteras o plantación de banderas.

Se supone que este es el lugar seguro de las ballenas para alimentarse y descansar para continuar su migración y ciclo de vida. Pero los humanos están tomando su krill para crear nuevas pastillas o suplementos para las necesidades que son tan fácilmente suministradas por las plantas. Con esto, se ignoran las necesidades de las ballenas madres embarazadas que nos encanta ver.

Hay esperanza para las ballenas si nuestro mundo humano es proactivo y se unifica en la protección de estos maravillosos mamíferos. Salvo unos pocos países egoístas, el compromiso común y la cooperación entre los líderes conservacionistas para revertir el daño causado ya se ha mostrado una prometedora restauración de algunas poblaciones de ballenas. Pero aún no están fuera de peligro. Debemos seguir trabajando juntos para mantener hasta el último océano seguro para las ballenas, y todos nuestros océanos vivos. Esto es por el bien de toda la vida en la tierra y en el mar.

post a comment


Warning: Use of undefined constant AUTH_KEY - assumed 'AUTH_KEY' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/howlermag/public_html/wp-content/plugins/wp-advanced-math-captcha/includes/class-core.php on line 682
35 + = 42

Facebook
Youtube
Instagram
LinkedIn