Notable

Ingrediente tico atemporal para celebraciones navideñas
Los tamales son un plato tradicional en casi todas partes de América Latina, y los métodos distintivos de preparación varían de un país a otro.

 

¡Tamales! Generaciones de costarricenses han considerado este plato legendario como sinónimo de Navidad. Esperaban con impaciencia ese momento mágico en el que toda la familia se reunía para honrar la tradición navideña del tamal. 

 

Todos los que han estado en Costa Rica el tiempo suficiente probablemente hayan oído hablar de los tamales o los hayan probado para ver de qué se trata el alboroto. Pero, ¿alguna vez te has preguntado de dónde vienen los tamales? 

 

Se cree que el tamal se remonta al año 7000 a.C. El nombre proviene de una palabra en el idioma azteca náhuatl: tamalli, que significa “comida envuelta”. En pocas palabras, o bien envuelto como un tamal en este caso, aquí hay una breve historia de este legado culinario. 

 

tarifa de guerrero

 

Si bien los orígenes de los primeros tamales hace muchos miles de años se perdieron en la noche del tiempo, sabemos que en las tribus precolombinas, las mujeres eran llevadas a la batalla como cocineras del ejército. Preparaban el maíz para hacer tortillas junto con carnes y guisos. A medida que las tribus crecían en tamaño, llevar todo ese maíz, junto con los demás ingredientes y utensilios, se convirtió en una tarea abrumadora. Entonces, las mujeres tuvieron que idear una forma creativa de hacer alimentos que fueran más portátiles, sin sacrificar el valor nutricional que los guerreros necesitaban para luchar. 

 

Y así parece ser como nació el tamal moderno. Fue un caso clásico de necesidad siendo la madre de la invención. Los tamales se pueden preparar con anticipación y empacar para el viaje. Cuando llegaba el momento de comer, se cocinaban al vapor o a la parrilla al fuego, o incluso se los comía fríos. 

 

Aunque el origen del tamal no se puede atribuir a una cultura tribal específica, no hay duda de que la idea se difundió rápidamente. No pasó mucho tiempo antes de que todas las tribus indígenas prepararan variaciones de tamales, incorporándolos a su dieta diaria y rituales religiosos. Sin embargo, los tamales rellenos se preparaban solo al final del ciclo solar, que coincide con la época navideña. 

 

Es realmente sorprendente cómo esta tradición ha sobrevivido a tantos milenios y eventos históricos monumentales, incluida la colonización española. Hoy en día, los tamales son un plato tradicional en casi todas partes de América Latina, y los métodos distintivos de preparación varían de un país a otro.

 

Tamales al estilo tico

 

En Costa Rica se consideran típicos dos tipos de tamales: tamal asado, que está relleno, y tamal desnuda (tamal mudo), que no lleva relleno. Tradicionalmente, estos tamales son exclusivos para ocasiones especiales como Navidad y Semana Santa, por la cuidadosa preparación y el tiempo que requiere. 

 

Por tanto, la noción de “hacer unos tamales” es prácticamente inconcebible. En cambio, las familias costarricenses por tradición dedican todo su fin de semana a producir tamales en forma masiva. Este es un momento valioso en el que todos los miembros de la familia se reúnen para participar en el trabajo en equipo, la conversación feliz y ponerse al día con la vida de los demás. 

 

Todos trabajan diligentemente en cada tarea específica involucrada en el proceso, como preparar las hojas de plátano, los ingredientes del relleno y la masa. El primer día se dedica a hacer los rellenos de la masa. Al día siguiente, miembros de la familia de todas las edades hacen fila para untar la masa sobre las hojas, luego rellenar y envolver en tamales. El siguiente paso es colocar los tamales en una vaporera por unas cuatro horas. ¡Entonces están listos para disfrutar! Los tamales se pueden comer solos o con Salsa Lizano (una salsa al estilo Worcestershire de Costa Rica, que también se usa comúnmente en gallo pinto). 

 

pan casero y Rompope (ponche de huevo costarricense) completan la comida. 

No es de extrañar que esta fiesta de cocina familiar se llame tamalada. El proceso de hacer los tamales es tan importante como comerlos. Las recetas y los “secretos de la abuela” se transmiten de un miembro de la familia a otro, de generación en generación. No existe una forma "correcta" de hacerlo. Todos tienen un ingrediente secreto y un consejo útil que ofrecer, lo que hace de los tamales una tradición que continúa evolucionando. 

 

Eso puede estar bien, considerando que los primeros tamales mesoamericanos estaban rellenos con casi cualquier cosa disponible: carne de rana, pescado, iguana, flamenco, conejo, buey, cabra o jabalí... ingredientes vegetarianos como huevos, calabaza, champiñones, patata, miel, semillas y frutos secos. Incluso hubo tamales dulces rellenos de frutos rojos, calabaza y canela. 

 

Hoy en día, seamos honestos, no somos tan creativos. Aunque los tamales vegetarianos se han vuelto más comunes a medida que la tendencia se ha extendido por todo el mundo, los tamales suelen contener algún tipo de Carnita (carne). El tamal actual suele estar relleno de carne de cerdo, y a veces de pollo o res, y también de ajo, pimientos dulces o picantes, ejotes, cebollas, arroz y papas. Estos tamales generalmente no son picantes, pero quizás se sazonan con un poco de comino, achiote y pimienta negra. 

Los tamales se pueden comer en cualquier momento del día, la mayoría de las veces acompañados de un café caliente o un dulce. aguadulce (bebida tradicional de caña de azúcar).

 

Sin almuerzos gratis

 

A estas alturas, es posible que desee tener la oportunidad de saborear algunos de los famosos tamales de Costa Rica. Tu mejor apuesta es que te inviten a una tamalada. Tal vez le gustes lo suficiente al vecino tico del que te has hecho amigo como para invitarte a esta íntima celebración familiar. ¡Entonces estás listo! Pero recuerde, no existe tal cosa como un almuerzo gratis. Mucho antes de dar el primer mordisco al producto terminado en el tamalada, se espera que trabajes tan duro como los demás.

 

Si no logras balancear un tamalada invitación o colarse por la puerta de atrás, pase por uno de los pequeños restaurantes locales en su área. Los refrescos, como se conoce a estos restaurantes típicamente familiares, suelen vender tamales, especialmente durante la temporada navideña. Tradicionalmente, se compran en pares, envueltos juntos con un cordel. Esto se llama un cono de pino (Piña significa piña, aunque no hay piña involucrada.) El costo de la piña de tamal ronda los 1,000 colones.

 

Lo que encuentro más hermoso sobre la herencia de los tamales es que es tan intrínsecamente costarricense. El origen de los tamales es indígena, pero la incorporación de elementos españoles, como el cerdo y el arroz, es consistente con lo que los costarricenses han hecho con todos los demás aspectos de su cultura. 

 

El tamal moderno es un tributo a lo que son los ticos hoy en día, una mezcla única de culturas. Y, por supuesto, la tradición navideña de la tamalada se centra en lo que más aprecian los costarricenses: la familia.  

 

Espero que disfrute de unos deliciosos tamales en estas fiestas y pruebe un poco de la historia de Costa Rica. ¡Buen provecho! 

publicar un comentario

- 2 = 1