Notable

Si está pensando en mudarse a Costa Rica, ya sea para vivir como expatriado o con fines de inversión, se enfrenta a una elección tentadora: montañas o playa. Es una pregunta que despierta la imaginación de muchos, incluido yo mismo, ya que encuentro irresistible el atractivo de ambas opciones. Sin embargo, la realidad es que es todo un desafío tener lo mejor de ambos mundos.

 

Actualmente resido en San Isidro de El General, ubicado entre las imponentes Talamancas, la cadena montañosa más alta de Costa Rica, y la costa del Pacífico sur. Si bien me gusta pensar que tengo lo mejor de ambos mundos, la verdad es que estoy un poco alejado de la cultura playera. Me lleva entre 45 minutos y una hora llegar al océano desde la puerta de mi casa. Entonces, aunque estoy cerca, no estoy del todo allí.

 

Y si es un desafío tener ambos aquí en San Isidro, lo es aún más en otros lugares. Por lo tanto, se debe tomar una decisión y esta publicación tiene como objetivo ayudarlo a tomar esa decisión.

 

Como prefiero vivir en la montaña, comencemos con los pros y los contras de vivir en la playa para expatriados en Costa Rica.

 

Expatriados de Costa Rica viviendo en la playa

 

Pros:

Costa Rica cuenta con algunas de las playas más impresionantes del mundo. Tanto si eres un surfista principiante como un experto que busca olas épicas, encontrarás lo que buscas. La cultura playera es relajada y bohemia, una mezcla única de influencias gringas y ticas. Este paraíso costero ofrece cocina internacional, tiendas naturistas, bares modernos y una variedad de "cosas hippies" que no encontrarás fácilmente en las montañas.

 

En la zona sur, donde estoy ubicado, hay una cadena montañosa más pequeña que abraza la costa. Esto le permite vivir entre 300 y 400 metros sobre el nivel del mar, ofreciendo impresionantes vistas al mar, espectaculares puestas de sol y refrescante brisa del mar. La flora y la fauna costeras, especialmente en el Pacífico sur, están repletas de vida en la selva tropical. No es inusual despertarse con los sonidos de los monos en su patio trasero.

 

Pero aquí vienen las desventajas:

 

Contras:

El calor sofocante es el principal inconveniente de la vida costera. Si bien puedes refrescarte en el océano o en la piscina, incluso un viaje corto al mercado te deja empapado de sudor.

 

Otro posible inconveniente es la cultura distinta que a menudo surge cuando un gran grupo de extranjeros se congrega en un país extranjero. Dominical, por ejemplo, ya no se siente como Costa Rica. Con más extranjeros que locales, negocios no ticos y precios altos, puede haber una desconexión entre los expatriados y los locales, lo que genera tensiones, allanamientos e incluso violencia.

 

Ahora, veamos los pros y los contras de los expatriados costarricenses que viven en las montañas.

 

Expatriados de Costa Rica viviendo en las montañas

 

Pros:

Si tiene afinidad por las montañas, los exuberantes paisajes verdes de Costa Rica capturarán su corazón. A diferencia de las montañas de las regiones más frías, las montañas de Costa Rica son ricas en flora y fauna diversa. Explorar la cumbre del Chirripó, el pico más alto de Costa Rica, ofrece un viaje a través de varios ecosistemas, desde bosques tropicales hasta bosques nubosos. La belleza de estas montañas es lo que me trajo aquí y me mantiene aquí.

 

Si bien es posible que no estés “en la playa” en las montañas, todavía no estás lejos de ella. Un corto trayecto en coche puede llevarte a la costa para pasar un día de surf o relajarte.

 

La cultura tradicional tico prospera en las montañas y la gente es conocida por su calidez y amabilidad. Abundan ríos, cascadas y rincones escondidos de aguas cristalinas y refrescantes.

 

El clima de montaña en Costa Rica es casi perfecto, con temperaturas entre 70 y XNUMX grados y baja humedad. Cuando la playa se vuelve sofocantemente calurosa, las montañas brindan un bienvenido escape.

 

Los precios son generalmente más bajos en las montañas, lo que las convierte en una opción rentable para los expatriados.

 

Ahora, los contras:

 

Contras:

Las montañas carecen de las vistas inmediatas al mar que se encuentran en la playa y es posible que tengas que conducir un poco para llegar a la costa. La cultura de la montaña es más tradicional, la tica, que puede no ofrecer la cultura de fusión que se encuentra en la playa.

 

Durante la temporada de lluvias, las nubes y la lluvia son comunes por la tarde, y las montañas actúan como amortiguador, retrasando la llegada de la lluvia a la costa. Esto significa más nubes y lluvia en las montañas.

 

En altitudes más altas, las noches pueden ser bastante frías, lo que requiere el uso de una acogedora chimenea. Si bien algunos pueden encontrar esto encantador, otros pueden verlo como un inconveniente.

 

Al final, la elección entre vivir en la montaña o en la playa en Costa Rica se reduce a sus preferencias y prioridades personales.

Más artículos relacionados

publicar un comentario

8 + 1 =