Notable

El tapir de Baird: la mascota de la jungla de Costa Rica. Es posible que estas criaturas pesadas y algo adorables y torpes no ganen un concurso de belleza contra jaguares o tucanes, pero tienen un encanto especial al que es difícil resistirse. Uno de los mamíferos terrestres más grandes de Centroamérica, el tapir de Baird pesa entre 500 y 800 libras y luce una probóscide larga en forma de hocico que es una mezcla entre un oso hormiguero y un elefante. A pesar de su imponente tamaño, son expertos en permanecer esquivos y prefieren la vida más tranquila que conlleva evitar la interacción humana.

 

Puedes encontrar dantas centroamericanas en poblaciones fragmentadas que se extienden desde el sur de México hasta Colombia, pero tienen un lugar especial en el corazón de Costa Rica. Son criaturas muy adaptables que se sienten como en casa en diversos ecosistemas, desde bosques húmedos de tierras bajas hasta regiones montañosas de gran altitud. Algunos de los mejores lugares para observarlos incluyen el Parque Nacional Corcovado, el Parque Internacional La Amistad y el Parque Nacional Tortuguero. Sin embargo, no se trata sólo de dónde puedes verlos; también se trata de lo que hacen. Conocidos como “jardineros del bosque”, estos tapires son cruciales para sus ecosistemas. Comen una variedad de plantas y frutas, dispersando semillas a través de sus excrementos, lo que a su vez ayuda a la regeneración de los bosques y la biodiversidad.

 

Pero aquí está el truco: estos encantadores animales son bastante difíciles de encontrar. Son nocturnos y bastante tímidos, por lo que si planeas ir a observar tapires, necesitarás una combinación de suerte y conocimiento local. Las visitas guiadas a cualquiera de los parques antes mencionados son su mejor opción. Preferiblemente realice recorridos que duren un par de días y noches para maximizar sus posibilidades de avistar uno de estos esquivos animales. Desafortunadamente, el tapir centroamericano está en la lista de especies en peligro de extinción, en gran parte debido a la deforestación, la fragmentación del hábitat y la caza furtiva. La buena noticia es que Costa Rica está avanzando en los esfuerzos de conservación. A través de estrictas leyes contra la caza furtiva y el ecoturismo, el país participa activamente en la preservación de esta criatura única.

 

Entonces, la próxima vez que hagas una caminata por las selvas de Costa Rica, mantente atento. El tapir de Baird no es sólo una rareza adorable; es una piedra angular de su entorno. Y si ve uno, considérese doblemente afortunado: no solo por el raro avistamiento sino también por ser testigo de uno de los guardianes de los exuberantes y diversos paisajes de Costa Rica.

 

Entonces preguntas, ¿de dónde obtuvo su nombre este Tapir? “Danta Centroamericana”

 

El tapir de Baird lleva el nombre del naturalista estadounidense Spencer Fullerton Baird. Baird fue un zoólogo del siglo XIX y secretario del Instituto Smithsonian. Fue una figura importante en el mundo de la ciencia estadounidense e hizo numerosas contribuciones al estudio de la historia natural. Ponerle su nombre al tapir es un guiño a su influencia y dedicación al campo de la zoología. Spencer Baird tenía un amplio interés en la fauna norteamericana y su trabajo allanó el camino para muchos estudios futuros en las ciencias naturales. Dadas sus contribuciones, es apropiado que esta criatura única y esencial lleve el nombre de alguien que contribuyó decisivamente a ampliar nuestra comprensión del reino animal.

Más artículos relacionados

Pelícanos
Seguro de viaje

publicar un comentario

+ = 5 9